Registrarse | Iniciar | Boletines    
 
 
Artículo Opinión Minimizar
Alimentación y Genómica 
Pere Puigdoménech Rosell
Pere Puigdoménech Rosell

Barcelona (1948). Profesor de Investigación del CSIC en el Instituto de Biología Molecular de Barcelona. Licenciado en Ciencias Físicas. Doctor en Ciencias Biológicas. Trabajó en la Unité de Recherche en Biophysique, CNRS, Montpellier; Portsmouth Polytechnic, Gran Bretaña; Max-Planck-Institut für Molekulare Genetik, Berlin y fue Profesor del Departamento de bioquímica de la UAB. Trabaja en Biología Molecular de Plantas y es miembro de Grupo de Ética de las Ciencias y las Nuevas Tecnologías y del Comité Científico Director de la Unión Europea.

En los últimos años hemos visto llegar a los periódicos muchas noticias sobre los llamados proyectos Genoma. De entre ellos el que más interesa a la opinión pública es el genoma humano. Lo que se ha hecho durante estos años es extraer del DNA el conjunto de la información que contiene en su estructura y que determina la base genética de los individuos. Es un conjunto de datos que va a ser de una gran utilidad para el futuro. Por ejemplo es el punto de partida para el diseño de moléculas que interfieran con la acción del producto de algún gen y por tanto tenga utilidad como producto farmacéutico. También sirve para analizar las diferencias entre los individuos y esto ya está sirviendo como herramienta de diagnóstico de enfermedades genéticas.

En algunos casos este diagnóstico sirve para determinar la alimentación de los individuos. Quizá el caso más conocido es el de la fenilcetonuria. Desde hace ya años a los recién nacidos se les hace un test que permite saber si nacen con el defecto de no poder metabolizar adecuadamente un aminoácido, la fenilalanina, lo que puede producir malformaciones en el niño. Con este conocimiento se pueden diseñar dietas adecuadas que eviten este grave problema. Este caso es un buen ejemplo de lo que nos proporciona un test genético que puede hacerse de forma fácil. Con el conocimiento de la estructura del genoma se puede hacer este test para cualquier modificación del genoma. En algunos casos estas modificaciones se dan en algún gen concreto y tienen un efecto detectable que puede ser negativo. En otros casos se sabe que no es sólo un gen el que interviene para hacer que un individuo reaccione de forma distinta a otro frente a algún tipo de alimentación determinada. En muchos casos sabemos que existe una predisposición determinada para ciertos individuos en desarrollar una enfermedad o en reaccionar de forma particular frente a los alimentos como la predisposición a una alergia o a la obesidad, por ejemplo. Se trata de una información que puede ser importante porque puede permitir planificar el estilo de vida que puede disminuir el riesgo de tener algún tipo de enfermedad. Nos vamos a encontrar en el próximo futuro con un conjunto cada vez más importante de este tipo de tests genéticos que deberemos tratar de administrar adecuadamente ya que se trata de informaciones de carácter estadístico. Su uso requerirá mucho sentido común por parte de los individuos y de los médicos.

Pero si el proyecto del genoma humano nos interesa en cuanto a nuestra relación individual con los alimentos hay otros proyectos genoma que también interesan para la alimentación porque tienen que ver con la producción de los alimentos. Se han terminado ya los proyectos genoma de tres especies vegetales. El primero de ellos es el de una planta que no se utiliza para la alimentación pero si es una referencia para la investigación en Biología Vegetal. Se trata de Arabidopsis thaliana una pequeña planta que tiene uno de los genomas de plantas más pequeños conocido. Tras Arabidopsis se terminó el genoma del arroz promocionado sobre todo por los países del Este de Asia que están teniendo un crecimiento extraordinario en sus inversiones no sólo industriales sino también en investigación. También se ha completado el genoma del chopo, una planta forestal con grandes aplicaciones industriales y están en marcha el genoma del tomate, el del maíz y un largo etcétera. Tendremos por tanto a nuestra disposición una enorme información sobre las plantas que podremos aprovechar para tener una alimentación de la mejor calidad y asequible para todos.

Porque hemos de recordar que para asegurar una producción suficiente de alimentos tenemos que crecer el limitado número de especies vegetales que utilizamos para nuestra alimentación de forma eficiente. Y nuestras perspectivas son que la población aumenta, que no podemos ni queremos utilizar más suelo para agricultura, que queremos utilizar menos abonos y pesticidas y que hay una proporción insoportablemente grande de la humanidad que no llega a los mínimos requeridos para una alimentación suficiente. Por estas razones es importante la información que nos llega sobre las plantas domesticadas para resolver problemas de enfermedades de las plantas, para permitir su cultivo en condiciones difíciles o para permitir un cultivo eficiente de nuevos cultivos.

Las nuevas herramientas moleculares nos están permitiendo también asegurar una mayor calidad y seguridad de nuestros alimentos. Ya se han desarrollado técnicas para detectar patógenos en los alimentos pero también para asegurar que lo que se vende como una variedad con una calidad determinada de un alimento lo sea realmente. En la actualidad vemos como se nos ofrecen alimentos con características nutricionales determinadas o también dirigidos a personas con condiciones específicas, quizá la de las personas que padecen la condición celíaca que necesitan alimentos sin gluten es uno de los mejores ejemplos. Pero la actual perspectiva nos lleva a juntar la información que nos llega de las dos direcciones que hemos descrito. Por una parte vamos a tener una información cada vez más rica sobre aquello que es más adecuado en nuestra alimentación en relación con nuestra constitución genética. Y por otra parte vamos a tener a nuestra disposición alimentos que se han cultivado porque contienen la composición apropiada para las necesidades de grupos específicos de individuos. Es en esta íntima relación entre nuestros genomas y los de las plantas y animales de los que proceden nuestros alimentos en la que las nuevas biotecnologías van a ir siendo indispensables en los tiempos que vienen.

Otros Artículos del Autor  Ir a Opinión